Concurso Cartas de Amor

Y el martes 27 fue la Gala Final del Concurso Cartas de Amor de Mont Blanc. Estoy muy feliz porque gané el segundo lugar. Fue una experiencia INCREIBLE y DIVINA.

Fue una tarde-noche llena de nervios, de risas, de aplausos, de nudos en la garganta, de chistes, de democracia, de piernas y manos temblorosas y sudorosas, de complicidad entre todos los 10 finalistas. En el camerino hubo una química impresionante, éramos 10 personas completamente diferentes y congeniamos como si nos hubiesemos conocido desde siempre. Todos unidos por el amor!

Uno de los highlights de la noche fue que  finalmente conocí al gran Toto! Mi amigo bloguero y twittero, el amigo de muchos de mis amigos y fue lo máximo!

Total que a cada uno nos tocó leer nuestra carta en el Teatro Trasnocho, que estaba hasta las metras! Yo fui la última así que se imaginarán la ansiedad y el susto, pero una vez que salí pues me concentré en mi meta, leerla sin llorar!!! Y lo logré, los últimos párrafos me costaron, se me aguó el guarapo pero la leí sin llantén.

Así que anunciaron los ganadores y muy satisfecha les cuento que el señor Francisco, quien había escrito mi carta favorita, ganó el primer premio. Su victoria fue celebrada genuina y sinceramente por todos nosotros. Y como le dije a él y a pesar de que Toto diga que ese tipo de amor ya no existe, si alguien me quiere así sólo por 5 años estaré satisfecha y me podré morir en paz.

Y cuando anunciaron el segundo premio ni me creía que había ganado, fue divino escuchar los aplausos, ver la cara llorosa de mi mamá y mi comadre, y escuchar los bravos de la gente.  La satisfacción de ganar residía principalmente en haber logrado transmitir mis sentimientos, en contar nuestra historia y tener una huella palpable que mi Chino podrá tener por el resto de sus días.

No quiero dejar de agradecer a Dios, como siempre, por haberme dado esta oportunidad, a mi Chino por ser mi fuente diaria de inspiración, a los que fueron a verme ese día (mi mamá, Germán, Rose, Lety, Fulvio y Mireylle) y a todas las personas conocidas y desconocidas que se acercaron esa noche a manifestarme su cariño, no se imaginan lo reconfortante que fue y continúa siendo.

Y aquí les pongo el video de mi lectura de la carta.

Se les quiere.

Miedo novedoso

Pues ahora que con el nuevo trabajo he tenido que viajar con frecuencia, he descubierto un miedo que antes no tenía: miedo a que se caiga el avión en el que vuelo. Al principio pensé que eran ideas locas que tenía pero le he ido poniendo atención y resulta que sí es miedo. Qué absurdo porque amo viajar!

Pero soy tan intensa que nunca dejo de analizar y escudriñar mis sentimientos, así que en la calma de los vuelos concluí que el miedo es, en realidad, miedo a que algo me pase y mi chamo se quede sin mamá. Creo que eso le destruiría la vida y la confianza en Dios y eso me aterra.

Quizás les suene pesimista o trágica, quizás en esos momentos me olvido que convivimos con la muerte constantemente y que sólo hace falta estar vivos para morirse. Pero quería contarles de esto y quería preguntar a las madres y padres que me leen si alguna vez se han sentido de esta manera.

Ávila, Cerro El Ávila!

Foto de Leo Ramirez @ http://twitpic.com/1a52oq

Así dice una canción divina y viejísima de Ilan Chester. El hecho es que con tanta sequía nuestro divino Ávila se nos quemó mucho. Y el Municipio Chacao decidió tomar cartas en el asunto y creó el proyecto AVILA VERDE. Quizás algunos de ustedes pudieron votar por el nombre en Twitter (modestamente yo también sugerí ese nombre cuando Lilian Tintori y Leopodo López pidieron sugerencias).

Pero basta ya de divagar, el hecho es que están recogiendo plantas y semillas para sembrar en nuestro cerro.

Cómo puedes ayudar?

Llevando plantas o semillas al Parque Boyacá ubicado en calle Boyacá de la Urbanización El Rosal y también tiene acceso por la calle Mohedano de esta zona, a tres cuadras de la estación del Metro de Chacaíto.

Cúales semillas o plantas llevar?

Gamelote, capinmelao, micay, toporón, hipericón, hayuelo, tara amarilla, quiripití, mameicillo, mantequero, copey, jabillo, araguaney, bucare, pardillo, indio desnudo y especies de la familia de las orquídeas, helechos, bromeliáceas, aráceas, peperonias, cesneriáceas, rubiáceas y mirtáceas, así como los helechos arborescentes y una gran variedad de palmeras.

Dónde comprar?

Hay varios viveros que venden plantas pequeñas o mediandas de las especies anteriores. Hoy en mi oficina averiguaron en uno y los precios oscilaban entre BsF. 30 y BsF. 50. Así que anímense, vayan un grupo a comprarlas y llévenlas al Parque Boyacá.

Ya sé que me la paso quejándome del caos de la ciudad y de Venezuela pero eso no significa que considere que debamos quedarnos de brazos cruzados. En esto sí que podemos hacer una diferencia, así que MANOS A LA OBRA POR UN ÁVILA VERDE!

Venezuela Desahuciada

Antes que nada les pido disculpas anticipadas por este post. Porque lleva groserías y porque sé que podría herir sensibilidades nacionalistas, pero por sobre todo podría herir las esperanzas de muchos que han decidido no salir de Venezuela.  Yo me incluyo entre los que seguimos aquí, pero si les soy sincera no es por esperanza, es por razones más personales que cualquier otra cosa. No obstante, hago el disclaimer:  ver lo que sucede me duele al igual que a ustedes.

Hoy venía “tranquilita” (así dice mi chamo cuando se mete en problemas porque alguien lo provocó) en mi carro, feliz de ir camino a casita y en menos de 5 metros, vi 4 carros coleándose a todos los que veníamos tranquilitos haciendo nuestra fila mientras el semáforo nos avisaba que era nuestro turno de pasar.  Indignada, empecé a tocar corneta como una completa LOCA y traté de evitar que alguno de esos carros se pusiera justo delante del mio.  Creo que uno de los infractores se dio cuenta de lo intenso de lo que estaba sintiendo y decidió meterse detrás de mi carro.  Unos 5 minutos después me encontré con otra abusadora similar.

Toda esa situación me hizo darme cuenta que, so pena de que me llamen opositora o chavista, la raíz de todos nuestros problemas no está ni en la Cuarta, ni en la Quinta República. En mi humilde opinión, el origen de nuestros problemas está en lo abusadores que son y en lo vivos que se creen la gran mayoría de los venezolanos que habitamos este país. Porque estas cosas suceden con absurda e impresionante regularidad, y es así como escuchamos las quejas por la gente que circula por el hombrillo y hace más cola (si no lo han vivido hablen con los que tienen que transitar diariamente por los túneles de la Trinidad), oímos quejas de la gente que brinca de cola en cola o que si son tres personas juntas cada una hace un cola diferente, escuchamos y vemos cómo la gente bota basura en la calle, se queda callada cuando le cobran menos, paga 5 veces para poder llevarse 10 kilos de azúcar en lugar de los 2 a que tiene derecho por la escasez y PARE USTED DE CONTAR.  Y lo más triste es que nos jactamos de lo vivos que somos los venezolanos, de lo pilas que somos, ofendemos al que respeta las reglas y creemos que ese, en realidad, es un AGUEVONEADO.

Allí está la causa de nuestros problemas, piensen en cualquiera de los problemas graves que tenemos como sociedad y verán que muy probablemente el origen esté en lo que les comento.

Y lo triste del asunto no es sólo que nos reímos y jactamos de ser así, sino que perdimos hace tiempo la capacidad de asombro. Y lo digo porque, usando el mismo ejemplo de hoy, mientras toqué corneta como loca en señal de protesta, NADIE más lo hizo, como si la infractora era yo por protestar (con ruido, es verdad, pero lo otro que me provocó hacer fue detener el carro en el medio de la cola y bajarme a enfrentar al abusador pero les confieso que me acordé que la misma viveza hace que quizás ese coleado estuviese armado y dispuesto a pegarme un tiro o bien darme un carajazo).

Es así como nos acostumbramos a que así son o somos los venezolanos y pues ese fue el día en que nos rejodimos. Porque salvo por técnicas Hitlerianas, aquí no hay forma de arrancar de nuestra genética local ese cromosoma extra que causó TODOS los problemas de esta sociedad. Y como no propongo ni promuevo esas técnicas Hitlerianas (aunque siendo humana puedo decirles que hoy, en el calor del momento, las consideré como opciones) siento que aquí no hay más nada que hacer y que incluso para los que tengan esperanzas en la posibilidad de cambio, ese cambio requerirá mucho tiempo y ni nosotros ni nuestros hijos estaremos vivos para ver el resultado de cualquier iniciativa de enmienda.

Me dicen que hay que enseñar con el ejemplo y pues sí, estoy completamente de acuerdo con que así se enseña y que nuestro papel como padres es “socializar” a nuestros hijos para que puedan convivir armoniosamente con su entorno.  Así que con mi ejemplo y mis protestas le enseño a  mi hijo que a pesar de lo que ve a su alrededor, lo correcto es distinto a eso. Y lo hago para que crezca con valores e ideales socializados que le permitan en un futuro insertarse, sin traumas mayores, en un país distinto a este, lo hago para que no se acostumbre al caos generalizado en el que vive.

Soy dura y quizás puedan tildarme de negativa y anti-patriota, pero yo personalmente creo que estoy viendo la realidad con la cabeza y no con el corazón, es triste, claro que es triste, pero prefiero aceptarlo y saber a qué atenerme en lugar de sentarme a esperar cual Penelope el momento de un cambio que al menos estos ojos no verán llegar.

Por eso mi comentario de hoy en Twitter y en Facebook: Este país se jodió por la cuerda de abusadores que viven en el y quien crea que esto tiene solución está peladísimo!

p.d. notan algo raro en la foto? nadie se colea ni se mete por el hombrillo!

La Tareíta de ser Padres

Anoche fuimos al cine a ver Everybody’s Fine con Robert De Niro. Para hacerles corto un cuento largo, salí con la cabeza llena de dudas porque se trata de un padre que quiere reunir a sus cuatro hijos en la misma mesa y en el proceso de ubicarlos se da cuenta que los cuatro le han mentido para evitar decepcionarlo.  Hay escenas durísimas en la película que no les voy a contar para que puedan disfrutarla pero si les voy a comentar los pensamientos que generaron en mi.

Como padres tenemos la complicada tarea de motivar a nuestros hijos para que den lo mejor de si, de exigirles o enseñarles a que se exijan porque no queremos hijos conformistas ni mediocres, pero al mismo tiempo el verdadero amor de padre debe ser uno que haga que nuestros hijos se sientan aceptados genuinamente por lo que son, incluyendo sus virtudes pero también incluyendo sus defectos.

Y nótese que digo aceptados y no amados porque si son padres sabrán que amar a los hijos es sencillo, se nos da a casi todos con una naturalidad y facilidad que nos sorprende. Pero aceptar es cosa distinta, aceptar a nuestros hijos de verdad verdad implica poder vivir felizmente con el hecho de que nuestros hijos no sean o no se conviertan en las personas que soñamos serían, con el hecho de que nuestros hijos puedan tener problemas o dificultades haciendo o entendiendo cosas que para nosotros son o deberían ser muy fáciles, o con el hecho de que no sean los mejores en todo lo que hacen aunque pongan todo su empeño y llega hasta el punto de vivir felizmente incluso cuando ni siquiera están interesados en tratar.

Y esta película realza no sólo eso sino que muestra claramente que si los hijos no se sienten aceptados y se sienten presionados por expectativas poco realistas o por deseos que no les pertenecen, entonces esos hijos no podrán confiar en nosotros para contarnos las cosas realmente importantes de su vida ni tampoco podrán sentir que estamos allí para apoyarlos.

Hubo una frase que me llamó mucho la atención y se la decía una de las hijas a Frank (De Niro) cuando él se quejaba de que cuando su esposa vivía los hijos sólo hablaban con ella. La respuesta de la hija fue “mom was a good listener, you were a good talker”. Mi chamo tiene 7 y ya me dice que lo deje hablar y que lo escuche. Lo hago sin darme cuenta y admito que muchas veces me concentro en hablar y me olvido de escucharlo.

Y todo esto en definitiva se centra en el tema de que lo verdaderamente importante no es lo que hagan tus hijos (dentro de los valores aceptables que hayamos enseñado) sino que sean felices haciendo lo que quiera que sea que hayan decidido hacer con sus vidas.

Menuda tarea no?

Ya pueden votar

Este año decidí participar en el Concurso Cartas de Amor de Mont Blanc. Pues resulta que quedé seleccionada entre las 10 finalistas. La Gala Final en la cual se escogerán las tres mejores cartas es el 27 de abril en el Teatro Trasnocho. Mientras tanto ya las publicaron aquí, así que pueden leerlas, dejar sus comentarios y votar por su favorita (espero que sea la mía!). La carta con más votos en el site también ganará un premio.

Gracias y disfruten la lectura, es estupenda!