La Tareíta de ser Padres

Anoche fuimos al cine a ver Everybody’s Fine con Robert De Niro. Para hacerles corto un cuento largo, salí con la cabeza llena de dudas porque se trata de un padre que quiere reunir a sus cuatro hijos en la misma mesa y en el proceso de ubicarlos se da cuenta que los cuatro le han mentido para evitar decepcionarlo.  Hay escenas durísimas en la película que no les voy a contar para que puedan disfrutarla pero si les voy a comentar los pensamientos que generaron en mi.

Como padres tenemos la complicada tarea de motivar a nuestros hijos para que den lo mejor de si, de exigirles o enseñarles a que se exijan porque no queremos hijos conformistas ni mediocres, pero al mismo tiempo el verdadero amor de padre debe ser uno que haga que nuestros hijos se sientan aceptados genuinamente por lo que son, incluyendo sus virtudes pero también incluyendo sus defectos.

Y nótese que digo aceptados y no amados porque si son padres sabrán que amar a los hijos es sencillo, se nos da a casi todos con una naturalidad y facilidad que nos sorprende. Pero aceptar es cosa distinta, aceptar a nuestros hijos de verdad verdad implica poder vivir felizmente con el hecho de que nuestros hijos no sean o no se conviertan en las personas que soñamos serían, con el hecho de que nuestros hijos puedan tener problemas o dificultades haciendo o entendiendo cosas que para nosotros son o deberían ser muy fáciles, o con el hecho de que no sean los mejores en todo lo que hacen aunque pongan todo su empeño y llega hasta el punto de vivir felizmente incluso cuando ni siquiera están interesados en tratar.

Y esta película realza no sólo eso sino que muestra claramente que si los hijos no se sienten aceptados y se sienten presionados por expectativas poco realistas o por deseos que no les pertenecen, entonces esos hijos no podrán confiar en nosotros para contarnos las cosas realmente importantes de su vida ni tampoco podrán sentir que estamos allí para apoyarlos.

Hubo una frase que me llamó mucho la atención y se la decía una de las hijas a Frank (De Niro) cuando él se quejaba de que cuando su esposa vivía los hijos sólo hablaban con ella. La respuesta de la hija fue “mom was a good listener, you were a good talker”. Mi chamo tiene 7 y ya me dice que lo deje hablar y que lo escuche. Lo hago sin darme cuenta y admito que muchas veces me concentro en hablar y me olvido de escucharlo.

Y todo esto en definitiva se centra en el tema de que lo verdaderamente importante no es lo que hagan tus hijos (dentro de los valores aceptables que hayamos enseñado) sino que sean felices haciendo lo que quiera que sea que hayan decidido hacer con sus vidas.

Menuda tarea no?

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s