La socialmente inaceptada rabia

Hubo una época en mi vida donde la rabia era una de las emociones que más sentía. Era por supuesto una época de esas duras en la vida y como buena mujer que se respete estaba haciendo terapia.  Pues allí aprendí, o me di cuenta (para usar términos Gestálticos), que la rabia era la oveja negra de las emociones, si una está triste todo el mundo se compadece de ti, todo el mundo se solidariza contigo, pero si es rabia lo que sientes pues eres una ser humano medio negro, medio diabólico y cuando eres mujer es peor, la niñas no se arrechan, eso es poco elegante y femenino.

Yo en esa época aprendí a aceptarla, crecí mucho emocionalmente y me di cuenta que a la rabia hay que respetarla, hay que dejarla estar, pero como toda emoción hay que dejarla salir. Tratamos varias técnicas, gritar, darle golpes a una almohada, romper papel..y en todas me sentía como loca, como fingiendo algo, pero llegó el día en que a mi brillante terapeuta se le ocurrió darme algo de tela para morder! carajo parecía un Doberman rabioso, de esos que es mejor poner a dormir…lo mejor de todo fue terminar, en llanto por supuesto y con un dolor de muelas y mandíbula impresionante, pero con una paz indescriptible.  Ese día aprendí que a la señora rabia, esa que se viste de seda para disimular lo mona que es, hay que dejarla salir.

Y hoy me acordé de todo esto porque mi Chino tuvo un episodio INTENSO de rabia. De esos que te revuelven el estómago (en efecto el pana hasta vomitó!), de esos que te descomponen, de esos en donde si te pinchan ni sangre botas. La causa es hasta boba, fue víctima del chalequeo de sus primos gigantes, pero eso no es lo importante. Lo impresionante fue el impacto físico de esa emoción. Tan chiquito pero tan furioso, estaba claramente HISTERICO, pero siempre tan sabio como sólo los niños pueden ser…en pleno ataque (yo muy orgullosa de él porque se fue sólo a otro sitio en lugar de tirarle carajazos a los primos) me dijo ya vengo y fue a su cuarto a buscar su punching ball, sí como la de la foto. Le dio rolitronco de coñaza, en todas las formas posibles. Alguno de esos perfectos de la sociedad seguro hubiese dicho que ese niño estaba loco y necesitaba terapia, yo lo veía, sufriendo un poco con ganas de protegerlo de su rabia pero feliz de ver cómo era capaz de lidiar con sus emociones, cómo se atrevía a enfrentar a la más mona de las emociones, sin importarle lo que el mundo pudiese pensar.

Luego de drenar su rabia, le lavamos la cara y entramos en una sesión de calma en el balcón, de masajitos en los pies y de abrazos largos. Cómo está ahora? FELIZ, jugando Wii, como si NADA hubiese pasado.

Así que tengamos a mano un punching ball, aceptemos la rabia como emoción natural, no tratemos de taparla porque estoy convencida que por hacerlo y ser socialmente nice, es que tenemos dolor de cuello, artritis, insomnio, etc, etc, etc.

Hoy en este día de las madres, el cuarto que paso con mi Chino, le doy gracias a Dios por tenerlo, por ser su mamá, porque aunque me paso los días enseñándolo, él con sus 7 añitos es capaz de mostrarme y recordarme con claridad lo que me tomó unas cuantas sesiones de terapia. Gracias mi Chino, por ti, soy mejor persona.

5 thoughts on “La socialmente inaceptada rabia

  1. Que grande el Chino! y que grande este blog! me contenta mucho poder leerte en otra faceta, terminé de leer todos los post ahorita y están geniales, que bueno que escribas! Congrats por este nuevo blog y claro que por el reconocimiento en cartas de amor! espectacular esa carta.

    Un beso,

    Gerardo

  2. Uff… hasta tuve que ir a la emergencia una vez por un dolor de cuello y termine con collarin, te acuerdas? Todavía me falta mucho para lograr llegar a donde tu estas respecto a la rabia. Todavia tengo mucha dentro de mi, hay veces que me levanto con la mandibula adolorida y es justamente por la rabia… Como dices tú, la acepto y la dejo “estar” y a veces y gracias a terapia, retiros, rezos y brujerias la dejo “salir” pero siempre queda algo. Y me da más rabia aún tener rabia… También me pasa que a veces no puedo liberarla como quisiera porque haciéndolo voy a herir a unos corazones inocentes que no tienen porque enterearse de mi rabia, aunque la perciben pero con menos intensidad. Asi que ahi voy, dejandola escapar y a la vez encerrandola… Espero poder respetarla y aceptarla sin que me afecte… El tiempo me ayudra… Te adorooooooo

  3. Es que con solo verlo sabes que es un niño especial. De verdad, lo admiro. Yo me amargo con una velocidad anormal (lo has leído) pero la rabia la recuerdo poco. No sé si la anulé o la ahogué en alcohol. Ojalá la muñe me hubiese comprado un punching ball…

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s