Red!

Hoy me agarré una de esas rabietas (trataré de no ser grosera en este post porque los sentimientos son tan intensos que les juro que alguien me censuraría) que te ciegan, en donde todo se ve rojo, rojito. De esas en donde te aumentan las pulsaciones, no puedes hablar en tono bajito ni que te esfuerces y podrías reventar a alguien a golpes.

Fue algo laboral. Desde que sucedió he estado pensando en cómo es posible que haya gente que haga cosas como estas. Gente que sólo piensa en si misma, que no mide sus acciones, ni mucho menos las consecuencias de esas acciones, gente que actúa como lo hace un niño malcriado y retador a quien le dices que no haga tal o cual cosa y te ve casi que de reojo y hace justamente lo que le pediste que no hiciera.  Cuando eso lo hace gente que se supone senior, que gana una pelota de plata y que tiene mucha experiencia al menos en número de años, la frustración es incluso mayor.

Ese completo disregard por las consecuencias, el hecho de tirar por la borda el trabajo y el esfuerzo de los demás y el no tomar en consideración a los demás sólo porque YO quiero, YO necesito hacer x ó y cosa y cuando YO digo, son rasgos 100% infantiles y demuestran que la capacidad para trabajar en equipo y para crear valor, requieren un componente de madurez e inteligencia emocional que es poco común encontrar.

Cualquier semejanza con la realidad de Venezuela es pura coincidencia.

Advertisements

Epa es contigo!

Quiero contarte que quisiera poder solucionar tus problemas, borrarte la cara de frustración, la mirada triste, los hombros pesados y el paso lento.

Quiero contarte que quisiera tener un borrador Nata gigante para hacer un borrón también gigante y dejarte la página en blanco para que puedas escribir esa historia desde cero como tu la soñaste.

Quiero contarte que a veces hasta quisiera ser un poco diferente, menos arrecha y hasta menos exitosa o sortuda para poder sentir o entender las cosas que sientes y piensas.

Pero no puedo…

Y probablemente no sea lo que ninguno de los dos verdaderamente quiera.

Lo que sí puedo es recordarte que nada de lo que pasa es casualidad y que aunque los vientos estén en contra el buen capitán logra usarlo a su favor. Que Dios te pone en el camino a la gente que necesitas y las experiencias que te hacen aprender y crecer, que la solución es tuya y por eso ni que yo trate o quiera puedo hacer nada para encontrarla, que aunque incierta y misteriosa la situación sí tiene una salida, que esa salida tiene que ser positiva porque Dios protege a la gente buena e inocente y, créeme, aunque me desespere con tus precisiones de lenguaje, tu eres de ese tipo de gente. Lo sé porque te conozco y porque Dios ya me probó lo suficiente y ahora sólo me pone gente buena e inocente en el camino.

Así que arráncate las dudas de la piel, concéntrate en el objetivo, ponte tu mejor impermeable y agárrame bien fuerte la mano porque juntos enfrentaremos la tormenta.

Tu sabes que este post es para ti.

Las rutinas

Nunca las aprecias tanto como cuando se alteran. Lo extraño es que cada vez que se usa la palabra rutina, usualmente se hace con un tono despectivo: “es que ya todo se volvió rutinario”.  Pero resulta que las rutinas son una parte importantísima de la vida, nos ayudan a sentirnos seguros y muchas veces incluyen actividades y momentos que son los que hacen que la vida tenga sentido.

Creo que pocas personas han podido explicar la importancia de la rutina, como lo hizo el Zorro al Principito. Si ya conocen esta parte de la historia les aconsejo se tomen un tiempo para releearla (esa es una de las maravillas del Principito, cada lectura te muestra cosas nuevas) y si no la conocen pues a leerla ya!

Estadísticas de la Semana

Horas de vuelo: 33

Noches en hotel: 5

Noches volando: 2

Horas dormidas: menos de 30

Hoteles: 4

Ciudades: Caracas, Houston, Bogotá, Madrid, Londres, Frankfurt

Horas reunida: 28

Ml de alcohol: imposible llevar la cuenta

Carteritas: 2

Antojo de shopping complacido: 1

Objetivos laborales logrados: 3 de 3!

Ganas de abrazar a mi chino: still counting…

Yo quiero que me conozcas

Nombre completo: Ira Sabrina Vergani Bertozzi.

Edad: 35, a veces.

Signo: Virgo con ascendente Aries marcadísimo.

Cumple: 6 de septiembre (preparen sus regalos!).

Nacionalidad: Caraqueña pero con pasión, carácter y tono de voz italiano.

Profesión: Abogado, luego de haber coqueteado con Economía.

Lo mejor que me ha pasado en la vida: mi hijo.

Lo peor que me ha pasado en la vida: la muerte de Dani. I know you are watching over us D.

Hijos: Uno, se llama José Gregorio. Y los que estén por venir.

Familia: Todos vivos y coleando excepto por mis abuelos, las jevas de esta familia somos duras!

Estado civil: Divorciada, todo en mi matrimonio fue perfecto salvo por el groom, pero me hizo un favor!

Novio: Uno (jajaja), se llama Germán. He is THE one!

Hermanos: Dos, uno paterno y el otro por donde nos vean 100 por ciento hermanos. Vive en Brasil y lo extraño! We have been through thick and thin and regardless of what other people may think or say, I’m really proud of him. He had the courage to save his life.

Mamá: A pesar de los agarres y las peleas, un palo de mujer. Flaca, aunque ella se vea gorda (no puedes pensar en ella y no hacer un comentario sobre el peso).

Animal favorito: amo los pájaros y el canto de los canarios.

Color favorito: Azul.

Bloggeros favoritos: Manuela Zarate, Toto, Dooce, Myself, Post Secret.

Vicio superado: dejar de comerme las uñas apenas hace un año, it was tough man!

Vicio no superado: comer de más.

Trabajo: Gerente Legal de BP Venezuela (keep the thoughts to yourself please!). Antes: pasante, abogado, socio consultor y todera en D’Empaire, the BEST law firm in Caracas.

Principal defecto: soy explosiva.

Otro defecto: soy demasiado transparente.

Principal virtud: amo apasionadamente y si haces las cosas bien, soy fiel como un perro.

Otra virtud: soy buena, así de simple.

Intolerante ante la mentira, grande o pequeña, blanca o negra, activa o pasiva y ante cualquiera que dañe a un niño.

Tolerante: ante las decisiones personales.

Meta no lograda pero en la mira: aprender italiano y francés.

Meta no lograda y sin plan de acción aún: get fit.

Ciudad favorita: Roma.

Pelicula favorita: Casablanca.

Libro favorito: El Principito.

Comida favorita: pasta, sushi, arepas.

Comidas y bebidas que detesto: zanahoria, remolacha, leche, clara de huevo, agua de coco, whiskey.

Sabores favoritos: los asiáticos, son una mezcla sensual.

Snack favorito: chocolate, cotufas.

Bebida sin alcohólica favorita: agua.

Bebida alcoholica favorita: cerveza.

Un olor: cafe colándose.

Un placer: las carcajadas de mi hijo.

Contrastes: puedo ser sifrinísima y malandrísima a la vez, tanto que me tripeo de igual forma un asquerosito en la calle como una comida en un restaurant 3 estrellas en París, un Brunello de un año estupendo como una birrita directa del pico, una dormida en hamaca como una en un Four Seasons, unos zapatos y cartera fancy como unas baratijas que compré porque me gustaron…el secreto es la compañía, la actitud y la consciencia de que todo lo que recibimos es un regalo.

Una maña: no me gusta la sensación del metal en mis labios.

Una enfermedad: el insomnio.

Un deseo de todos los días que no logro: dormir profundamente.

Cosas atípicas que he visto en mi en los últimos años: me desesperan las colonias excepto las de mi hijo, estoy anti musical y adoro ir en silencio en el carro.

Orgullosa: de los logros de mi hijo.

Sueño: con tener una casa hogar para chamos abandonados.

Amigos: MUY pocos, he ido depurando la lista, pero los que quedan son de los buenos.

Miedo de siempre: a las agujas.

Miedo reciente: a morir y dejar a mi hijo sin mamá.

Cosas que hago bien: cocinar, leer, ser mamá, multitasking, organizar eventos, escribir, amar, cantar, reir, manejar, beber, ser abogado, organizar viajes, me ubico espacialmente muy rápido.

Cosas que hago mal: bailar, cualquier actividad que requiera coordinación manos y pies, pintar, cualquier cosa con cables, disimular mis emociones y pensamientos, dormir.

Me arrepiento: de haber confiado en quien no merecía mi confianza y de haber amado a quien no era capaz de sentir.

No me arrepiento: de haberme atrevido a ser madre soltera y de haber piropeado unos ojos.

Partes de mi cuerpo que me encantan: mi melena, mis labios, mis orejas, mis uñas 🙂

Partes de mi cuerpo que no me encantan: mis brazos y piernas.

Destinos pendientes: Thailandia, Alaska, Japón, China, Australia, St. John, Barcelona, Costa Azul, Salvador Do Bahia, India, Los Cabos.

Destinos a repetir: Roma, NY, Sorrento, Napa, Capri, Madrid, Austria en su totalidad, Disney, Toscana.

Mi frase trillada: “Dios protege al inocente”.

Mi plegaria de todos los días: salud y bienestar para mi hijo.

Agradecida: por mi hijo, por su amor, por sus manitas, su mirada, su mente perfecta y su voz de bebecito, por su llanto que quiere que lo consienta y por sus ganas de siempre acurrucarse en mi pecho. En resumen, agradecida por el amor.

No agradecida: por el destrozo de nuestro país, de su valor, de su gente y de su fe, cero agradecida por Esteban!

Estrategia para vivir en Venezuela y ser feliz: No leer prensa local ni ver noticieros, prefiero pasar por ignorante que amargarme el día!

Quiero vivir: en un sitio con seguridad y estabilidad social y política.

Mi finalidad como mamá: que mi hijo (o hijos) sean felices y se sientan amados independientemente de como se vistan, como se porten, como se vean, lo que estudien o de con quien se casen o se arrejunten.

Mi finalidad como esposa, novia o arrejunte: mantener las ganas de reir, conocer, disfrutar, besar, acariciar, consentir, descubrir y aprender.

Mi finalidad como profesional: no aburrirme y siempre sentir miedo y nervios con los retos, eso te demuestra que estás aprendiendo.

Mi finalidad como ser humano: pasar por el mundo, por mi vida y por la de ustedes haciendo una diferencia!

Esenciales

Mi hijo
Mis amores y afectos, pocos pero intensos
Dios y mi fe en él
Café
Chocolate
Mis cinco sentidos
Risas y sonrisas
Llorar
Escribir
Viajar
Pasta
Leer
Mi almohada (la de turno)
Mi Mac
BB
Sushi
Mi capacidad para trabajar y para soñar
Mis recuerdos
Mi cuerpo, con todo y sus achaques, gorduras e insomnio

Aunque como dice el sabio Principito, lo esencial es invisible a los ojos, sólo se puede ver con el corazón.

Yo quiero confesar

Hoy confieso que tengo un mes trabajando a un ritmo y en unas condiciones muy estresantes

Hoy confieso que eso ha sido la razón y la excusa para comer más y peor, dormir menos y no ser buena con mi cuerpo

Hoy confieso que a pesar de eso he disfrutado casi todos los segundos de este mes

Hoy confieso que estoy aprendiendo, cuando pensaba que no tenía mucho que aprender

Hoy confieso que estoy haciendo lo que pensaba ya no haría más

Hoy confieso que no tengo la menor idea de lo que pasará en un área muy importante de mi vida

Hoy confieso que en contra de todos los pronósticos esa incertidumbre no es tan importante

Hoy confieso que no he podido dedicarle a mi Chino el tiempo que quisiera en esta última semana y que no lo podré hacer en las próximas tampoco

Hoy confieso que hablamos sobre el tema y aunque me alegra su calma un pedacito egoista dentro de mi quisiera que me hubiese puesto peros

Hoy confieso que por lo anterior soy un poco masoquista

Hoy confieso que aunque me siento culpable, no me siento tan culpable como otras veces

Hoy confieso que agradezco muchísimo saber que puedo ocuparme del trabajo y que puedo irme de viaje una semana y mi Chino tiene quien lo cuide y lo haga con amor

Hoy confieso que sé más de lo que creía y que sé menos de lo que creía

Hoy confieso que he aprendido a vivir un día a la vez

Hoy confieso que he crecido y que no soy tan niña como pensaba

Hoy confieso que me asombra mi calma

Hoy confieso que a pesar de la calma no puedo dormir

Hoy confieso que la vida tiene unas vueltas imposible de comprender

Hoy confieso que a pesar de los pesares me siento afortunada