Red!

Hoy me agarré una de esas rabietas (trataré de no ser grosera en este post porque los sentimientos son tan intensos que les juro que alguien me censuraría) que te ciegan, en donde todo se ve rojo, rojito. De esas en donde te aumentan las pulsaciones, no puedes hablar en tono bajito ni que te esfuerces y podrías reventar a alguien a golpes.

Fue algo laboral. Desde que sucedió he estado pensando en cómo es posible que haya gente que haga cosas como estas. Gente que sólo piensa en si misma, que no mide sus acciones, ni mucho menos las consecuencias de esas acciones, gente que actúa como lo hace un niño malcriado y retador a quien le dices que no haga tal o cual cosa y te ve casi que de reojo y hace justamente lo que le pediste que no hiciera.  Cuando eso lo hace gente que se supone senior, que gana una pelota de plata y que tiene mucha experiencia al menos en número de años, la frustración es incluso mayor.

Ese completo disregard por las consecuencias, el hecho de tirar por la borda el trabajo y el esfuerzo de los demás y el no tomar en consideración a los demás sólo porque YO quiero, YO necesito hacer x ó y cosa y cuando YO digo, son rasgos 100% infantiles y demuestran que la capacidad para trabajar en equipo y para crear valor, requieren un componente de madurez e inteligencia emocional que es poco común encontrar.

Cualquier semejanza con la realidad de Venezuela es pura coincidencia.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s