Cambios

Los cambios, especialmente los no propiciados por uno mismo, son quizás una de las experiencias más aterradoras que podemos pasar como seres humanos.

Nos resistimos, lloramos, pataleamos, oponemos, preocupamos y molestamos. Tratamos de evitarlos a como de lugar, bien sea activa o pasivamente.

Lo triste del asunto es que como se trata de cambios no iniciados por nosotros, no hay nada que podamos hacer para evitarlos.

Sin querer sonar a libro de auto-ayuda creo que es importante que ante situaciones de cambio, e incluso ante cualquier situación que no podamos controlar, nos detengamos antes de reaccionar. ¿Para qué? para identificar lo que sentimos, para tratar de entenderlo y así poder tomarlo y asumirlo con madurez. Cuando simplemente reaccionamos nos llenamos de prejuicios, energía negativa e ideas agobiantes que en nada ayudan al proceso de cambio, terminamos agotados física, mental y espiritualmente.

No es que tengamos que ser robots o autómatas. Pero creo que podremos aceptar el cambio y tomar las medidas que tengamos que tomar para que podamos vivirlo sin muchos traumas, sólo si nos detenemos. Sólo si aceptamos que el cambio no es necesariamente negativo, si tratamos de buscar las oportunidades de crecimiento en ese cambio y si de alguna forma confiamos en que podremos salir favorecidos, es que podemos vivir el proceso de un cambio de manera constructiva. Es que no queda de otra, si el cambio viene, pues viene y punto. Autocompadecernos, sabotear o autosabotearnos no traerá nada positivo.

Es normal sentir miedo porque lo desconocido genera incertidumbre; es normal molestarse porque estamos erradamente convencidos de que podemos controlar todo lo que sucede, es más, nos creemos con el derecho a hacerlo; es normal entristecerse porque usualmente los cambios implican despedirse de algo y cerrar círculos a los cuales estamos apegados; es normal sentir desasosiego o ansiedad porque los cambios nos sacan de la comodidad de lo conocido y nos exponen a personas, cosas, lugares y situaciones nuevas donde quizás tengamos que demostrar lo que somos y lo que valemos.

Si hacemos un repaso de nuestras vidas veremos que desde el mismo momento de nuestro nacimiento nos enfrentamos a cambios y bien radicales. Las que son madres probablemente hayan leído que uno de los cambios más fuertes para un chamo es salir del calor y apretujamiento del vientre materno, a un mundo frío, donde te restriegan, revisan, miden, pesan, vacunan, etc. Sin embargo, estamos diseñados para adaptarnos a esas nuevas circunstancias, sólos o con ayuda. Porque el hecho de crecer y convertirnos en adultos no nos hace necesariamente autosuficientes para lidiar con ciertos cambios. Dependiendo de nuestras fortalezas y debilidades, de nuestras historias personales y de nuestro bagaje personal, puede que ante un cambio intenso necesitemos ayuda externa, de un familiar, de un amigo, de un hijo, de un sacerdote y en muchos casos ayuda profesional de un terapeuta, sicólogo o siquiatra. Y eso último no es porque seamos locos o tengamos problemas, sino porque hay cambios muy fuertes, muchas veces más de uno a la vez y no siempre tenemos las herramientas claras para caminar por ese cambio.

Así que cuando sientas que te cambian las cartas en medio del juego, take a deep breath, think and then react.

Advertisements

Ella

Ella necesita dormir pero prefiere leer

Ella tiene una molestia en los ojos desde hace un par de semanas pero casi no se aleja de las letras

Ella tiene ganas de gritarle a más de uno que está muy desubicado pero se contiene

Ella quiere dormir profundamente pero da decenas de vueltas en la cama cada noche

Ella está indignada por lo que pasa en su país pero cree que todavía hay algo de chance

Ella quiere escribir más y mejor pero cree que no es tan buena

Ella tiene sed por aprender cosas nuevas pero decide postergarlo

Ella quiere arreglar su apartamento de un solo golpe pero sabe que no le va a alcanzar la plata y se da cuenta que eso no es tan importante

Ella quiere cambiar el mundo pero no sabe cómo

Ella necesita retomar su voluntariado pero no sabe si es el momento

Ella tiene mucho que decir pero las frases que logra escribir se quedan muy cortas

Ella quiere tener sueños de angelitos y ha tenido varias noches con pesadillas

Ella es estricta en la regla de que su hijo duerma en su propia cama pero hoy decidió romperla para consentirlo y consentirse

Ella todavía necesita dormir y decidió hacer su mejor esfuerzo

Zzzzzzzzzzz

Ying & Yang

Me siento como si fuese un torbellino que, en lugar de viento, está formado por pensamientos y sentimientos. Como buen torbellino es invasivo, confuso y atropellado. Es por eso que tenía mil ideas para escribir y no lograba ordenarlas; tanto que mi cabecita estaba comenzando a preguntarse si era “normal” que a los 36 años pudiese sentir y pensar cosas tan contradictorias entre ellas.

En pleno monólogo se me vino a la cabeza la imagen del Ying y el Yang. Como saben, el Ying y el Yang se utiliza para representar la dualidad de todo lo que existe, para demostrar que los opuestos coexisten y se complementan. Phewww! no estoy tan loca como estaba comenzando a creer, o al menos, no estoy sola en mi locura.

Si acepto la teoría del Ying y Yang puedo entender:

Que revisé este post varias veces pero inicialmente lo publiqué sin título
Que me encanta la repostería pero no me atrevo a convertirla en una fuente de ingresos para mi
Que estoy harta de vivir en esta ciudad pero me aterra la idea de dejarla
Que soy tremenda abogado pero no dejo de pensar en otras cosas que podría hacer en mi vida
Que soy fiel creyente del matrimonio y quiero volver a casarme pero me aterra pensarlo, porque divorciarse una vez es aceptable pero dos ya es como mucho
Que adoro ser mamá pero me asusta la idea de serlo por segunda vez
Que sé que puedo con todos los cambios pero le temo mucho al cambio laboral que se avecina
Que sé que JG es un niño segurísimo pero me preocupa que si tengo un chamo sienta que quiero más al nuevo porque es biológico
Que aunque he actuado muchas veces sin que me importe el qué dirán, hay veces en que me agobia lo que puedan pensar los demás
Que confío en que Dios me lleva de la mano pero tengo mucho miedo por lo desconocido
Que siempre me he dedicado profesionalmente a una actividad muy intelectual pero el alma me pide a gritos dejar fluir otras actividades más espirituales
Que quiero adelgazar pero no hago nada por lograrlo
Que disfruto mucho caminar y el spinning pero nunca los practico
Que amo cantar pero tengo mucho tiempo que no lo hago
Que me expreso con fuerza y agresividad al hablar pero tengo un corazón bueno
Que soy aliada incondicional pero te saco de mi vida de un solo golpe si siento que no has sido sincero(a)
Que soy liberal pero defiendo el derecho a la vida por sobre cualquier otro
Que soy tan intensa como para escribir este post pero me tomo la vida con soda

No me entiendas, basta con que me quieras…

Happy 8th Birthday for my little boy

Mi querido y adorado Chino:

Hoy cumples ocho años de vida. Ha pasado la mitad de tu vida desde aquel día lunes en que celebrábamos tu cuarto cumpleaños con un permiso especial que nos dio Fundana y en que recibí una de las noticias más importantes de nuestras vidas. El Tribunal había decidido que ya podríamos vivir juntos y que no tendrías que regresar a Fundana, salvo para ir a buscar tus cosas. Han pasado además dos años desde que otro Tribunal decretó la adopción y nos dio la permanencia que tanto esperábamos.

Así que yo celebro no sólo porque un 23 de octubre naciste, o porque un 23 de octubre comenzamos nuestra vida en familia como Dios manda, o porque otro 23 de octubre pudiste comenzar a usar nuestros apellidos. Celebro también porque ese 23 de octubre de 2006, nació la Ira que tu y todos conocen.

La Ira que existía antes no era la misma de ahora. Tengo unos muchos kilos, canas y arrugas de más. Tengo una vida que tiene un proyecto y una razón de ser, y ambas cosas van más allá de mi misma. Tu eres esa razón mi pulguita, tu eres el que me da fuerzas para reírme cuando estoy harta del día o tengo ganas de llorar, tu eres la batería que me carga con ese abrazo largo y apretado que nos damos cada mañana, tu eres esa sonrisa que me cura automáticamente cualquier mal, tu eres el recuerdo de que podemos enfrentarnos con y contra todo, tu tienes esas manitas que me generan una ternura imposible de explicar, tu eres mi artista favorito, mi caja de sorpresas, mi amor incondicional, mi niño consentido, mi causa de orgullo, mi reto diario. Tu eres, José Gregorio, la prueba de que Dios existe.

Y es por eso que quiero dedicarte en tu cumple este poema de Rudyard Kipling:

IF…..

IF you can keep your head when all about you
Are losing theirs and blaming it on you,
If you can trust yourself when all men doubt you,
But make allowance for their doubting too;
If you can wait and not be tired by waiting,
Or being lied about, don’t deal in lies,
Or being hated, don’t give way to hating,
And yet don’t look too good, nor talk too wise.

If you can dream – and not make dreams your master;
If you can think – and not make thoughts your aim;
If you can meet with Triumph and Disaster.

And treat those two impostors just the same;
If you can bear to hear the truth you’ve spoken
Twisted by knaves to make a trap for fools,
Or watch the things you gave your life to, broken,
And stoop and build ’em up with worn-out tools:
If you can make one heap of all your winnings
And risk it on one turn of pitch-and-toss,
And lose, and start again at your beginnings
And never breathe a word about your loss;
If you can force your heart and nerve and sinew
To serve your turn long after they are gone,
And so hold on when there is nothing in you
Except the Will which says to them: ‘Hold on!’

If you can talk with crowds and keep your virtue,
‘ Or walk with Kings – nor lose the common touch,
if neither foes nor loving friends can hurt you,
If all men count with you, but none too much;
If you can fill the unforgiving minute
With sixty seconds’ worth of distance run,
Yours is the Earth and everything that’s in it,
And – which is more – you’ll be a Man, my son!

Feliz cumpleaños mi Chinito! Que Dios te bendiga y nos regale muchos más días juntos.

Declaración

A veces siento que estoy como vieja para cursilerias y para usar mi blog para hacer declaraciones de amor. Pero saben qué? no sé si será todo el color rosado que he visto hoy porque es el Dia Internacional de la Lucha contra el Cáncer de Mama, o qué; pero sea lo que sea, vieja o no, es mi blog y al que le parezca muy empalagoso, pues que de una vez cliquee la X arriba a la derecha (si tiene PC) o arriba a la izquierda (si tiene Mac) y deje de leer.

Resulta que hace unos años (3 más o menos) decidí pedirle a Dios, muy en voz alta, una pareja. Le dije cómo quería que fuese y como quería que no fuese –si te divorcias y no aprendiste lo que no quieres, perdiste ese despecho! Diosito me escuchó y me mandó esa pareja tal cual como la pedí, sin más, ni menos. Puede que algunos crean que debí pedirle ciertas cositas más, como que el individuo in comento fuese, por ejemplo, billetuo. Pero pedí lo que yo y mi Chino necesitábamos y tan cierto era, que eso fue lo que Dios me mandó, un hombre que llenase mi lista de requisitos, porque Dios manda lo que se quiere y necesita de corazón.

Hoy me nació declararle mi amor públicamente en este blog: TE AMO GA!

No es enamoramiento de ese que te vuelve estúpida, ciega y sordomuda, ni mucho menos del que te hace creer y sentir que el hombre en cuestión es perfecto, príncipe azul o que va a cambiar esas cosas que no te gustan. Por el contrario, es un amor que reconoce los problemas, que trata de resolverlos, que grita, y hasta llora, cuando se desespera, pero como entiende y sabe que es amor de verdad, verdad, de vida y para la vida, coge mínimo, reenfoca si es necesario y renueva su compromiso de acompañarnos para siempre.

Estoy enamorada de una forma madurísima, pasito a pasito, enamorada incluso después de los primeros meses en donde los expertos reconocen que prevalece la pasión y no el verdadero amor.

Sé que amo a este panita porque me escapo al futuro, tomo una foto y cuando la revelo –esa foto es digna de cámara manual con película blanco y negro– nos veo juntos.

La Gerencia

p.d. Amén!

De porqué mi insomnio está intenso

Porque hoy nos vendieron.
Porque hay demasiada incertidumbre en mi vida laboral, no es malo pero asusta.
Porque mi Nonna se murió hace unos días y uno siempre se pregunta si pudo hacer más.
Porque todavía no me entregan el apartamento nuevo y en verdad tengo muchas ganas de mudarme.
Porque una vez que me entreguen el apartamento, tengo que organizar bien las finanzas para saber por dónde empezar con la compradera.
Porque me cuestiono si es sabio meter platica en acomodar un apartamento en este país.
Porque el multitasking de estos días está heavy.
Porque es octubre, un mes en que las emociones se alborotan.
Porque quiero rebajar, pero no tengo ganas de hacer nada al respecto.
Porque se abren puertas en sitios extraños y nuevos, pero no en las condiciones o con todos los que quiero
Porque estoy segura que tengo que hacer ejercicio y no me provoca.
Porque quiero dormir unas nochecitas en hamaca y no tengo cómo hacerlo.
Porque quiero irme de vacaciones ricas en diciembre, pero no sé si pueda, o deba, por razones distintísimas entre ellas.
Porque los últimos tres meses de trabajo han sido demasiado absurdos y disparatados.
Porque Escorpión anda rondando por ahí y ese señor es bien belicoso.
Porque Esteban está más loco que nunca.
Porque esta ciudad está cada vez más insufrible.
Porque espero que GA logre lo que espera.
Porque decidí darme de alta y no tomarme el Atrimón.
Porque siempre me ha costadodormir.
Porque hay algo que me falta por hacer y aún no sé qué es ese algo.