2010

Días sin pasar por aquí, no por falta de temas sino porque he estado ocupada sintiendo, escuchando y viviendo los días y miles de momentos. Ni siquiera han habido muchas fotos porque mis ojos han estado ocupados grabando en el disco duro imágenes que no quiero olvidar y que se distorsionan al ser miradas a través de un lente.

Han sido días de vacaciones relajadas, de abrazos y carcajadas del Chino, de sorpresas divinas, de galletas y polvorosas que salieron mal pero quedaron divinas, de regalos inesperados, de lluvia y de sol, de vino y burbujas, de mal dormir pero dormir disfrutado, de muchas películas, de una que otra con llanto incluido, de conversas, de estar en la burbuja y sólo salir de a ratitos, de uñas coloridas, de sorpresas divinas (repetido lo sé pero es que fue divina!). Han sido días para descubir lo verdaderamente importante y ratificar lo que quiero y no quiero en mi vida (esto último incluye un personaje que fue execrados de mi vida hace tiempo y que llegó sin invitación a mi sueño de anoche y que en consecuencia se convirtieron en pesadillas…..out pleeeeease….). Han sido días de cierre de año, de hacer la lista de pendientes que no deberían pasar del 2011, son pocas cosas, pero si supieran lo intenso de muchas de ellas pues dirían ok.

Ha sido un 2010 con EL cambio laboral de mi vida, it’s been amazingly fun stressful and intense! I’d do it all over again.

Ha sido un 2010 con un autoconocimiento incredible, cargado de emociones muy fuertes en todo sentido y nuevos amigos.

El 2010 fue un buen año, gracias!

ENGUAYABADA


Yo lo siento por todos los que crean que esto es cursi o exagerado pero este es mi blog y aquí se habla de lo que yo siento.

Y lo que he sentido el día de hoy es un guayabo —como dicen nuestros vecinos— G I G A N T E S C O. Nadie te prepara para el día en que tu único hijo, el bebé de tu vida, te dice que le da pena abrazarte delante de sus amigos porque se van a burlar de él. Yo sé que eso le pasa a casi todos, que es normal, que vendrán desaires peores y todas esas cosas que a uno le cuentan. Pero no es lo mismo que te lo cuenten a que te pase. Especialmente si eres una mamá tan intensa y llorona como yo.

Pues eso me pasó esta mañana cuando dejé a mi Chinito en un day camp de arte. Así de la nada, sin imaginarlo (porque me rogó que lo llevara yo y no el chofer), me lanzó esa curva con una carita de genuina pena. Así que con el corazón hecho trizas y tragando grueso lo dejé entrar solo a su salón y me fui. Y cada vez que lo recuerdo se me hace un nudo en la garganta y se me salen las lágrimas.

No puedo dejar de pensar en que los ciclos se van cerrando y el suyo, de niño solo de mamá, lo está haciendo. El amor a mamá no es ahora lo único importante y siente presiones a las que quiere ceder. No lo critico para nada, de eso se trata crecer y ganarnos nuestro espacio en el entorno. Pero como duele gente, es como ver un pedazo de ti, uno bien grande, irse. Me da risa pero he tenido todo el día esa sensación de como cuando un novio te deja.

Lo que he aprendido con esto de los ciclos es que cuando se cierran hay que estar conscientes de que eso está pasando y de alguna forma rendirles un tributo, vivirlos y aceptarlos. Por eso este post y el collage de fotos.

Mi Chinito bello: han sido cuatro intensos años de vida juntos y espero que sean muchos más. Creo que se está acabando el tiempo en el que abrazar a mami en donde fuese era siempre la prioridad. Pero ten la certeza de que los abrazos de mami siempre estarán allí para ti, incluso si necesitas que sean escondidos. Nos tocan ahora otros años en donde tendremos formas distintas de ser cómplices y de expresar nuestro amor, buscaremos ese gesto secreto para expresarnos amor delante de los demás. Hasta que llegue el día en que ya no te de más pena, yo sé que llegará.

Te adoro mi Chinito.

La suspensión sin calificativos

Este tema de la suspensión de clases es complicado. Tengo días pensándolo y acabo de leer una cadena de comentarios sobre el tema que me inspiró.

Por una parte:

Es un retroceso, es complicado porque los chamos ociosos no producen nada positivo, las mamas que trabajan se estresan más de lo usual, las rutinas son necesarias, los chamos que no tienen hermanos se guindan de las paredes, se crea un desbarajuste en el calendario escolar con la muy probable consecuencia de que no se cumpla con el programa o que se cumpla a los carajazos. Todo esto sin contar lo improvisado del asunto, la poca claridad para comunicar el mensaje y la pregunta inevitable de: si llueve 4 meses, entonces no hay clases por 4 meses?

Por otra parte:

Es claro que hay zonas en las que es imposible o peligroso acceder, hay colegios que han sufridos daños importantes de infraestructura, las lluvias no cesan y existe el riesgo de que sigan habiendo problemas con las vías y como mamá pensar en que mi chamo se quede varado en el colegio no me deja vivir en paz.

Por todo lo anterior, es difícil tomar una posición. Lo que no es difícil es entender la causa de esta situación. La falta de infraestructura o de mantenimiento a la poca que hay, es lo que nos pone en esta situación. Porque lluvias y tormentas las hay en TODAS partes. La diferencia es que no es todas partes se construye indiscriminadamente en completo irrespeto hacia la naturaleza circundante, no en todas partes se construyen vías alrededor de montanas sin la debida contención o sistemas de drenaje. ESE es el verdadero problema.

De quién es la culpa, de la quinta, de la cuarta? O de todos nosotros por conformistas, por mediocres y por acostumbrarnos a todo? Hoy sí estamos arrechos porque nos toca a todos, porque el muchachito encerrado es el nuestro y los papás desesperados somos nosotros. Qué pensamos hacer aparte de quejarnos por Twitter, Facebook, BB y demás hierbas aromáticas? Yo no lo llevo muy claro aún, pero al menos lo estoy pensando.

Mientras tanto, revisen esos closets y saquen ropa y llévenla a un centro de acopio y si les sobran aunque sea BsF50 vayan al mercado y compren unas compotas y dónenlas. Al menos con eso nos activamos en algo en vez de ver como nos pasa la historia de este país por las narices y nos quedamos tragando moscas!