Crónica de un Duelo 2

Hola Mamma bella, este es el segundo fin de semana que vivo sin ti, de todos los fines de semanas de mis 36 años de vida…no te vi en todos pero en casi todos…incluso en esos en que no te vi, saberte ahí y bien era suficiente.

Tengo fe en que sabes lo que pasó, en que me seguiste cada minuto de este fin de semana, pero igual siento esta necesidad inmensa de contarte. Este fin de semana estuvo lleno de ti…el viernes en la noche fue la última misa de tu novenario, logré sobrevivirla porque me distraje mucho, gracias a mi friend Gise que me acompañó y conversamos y nos burlamos sobre cualquier tontería que veíamos…sé que no es el plan o la idea de la misa pero fue mi forma de lidiar con lo que esa misa significaba…pero tranquila mi bella porque recé de corazón cada vez que era el momento.

El sábado hicimos cosas del apartamento nuevo y escogí dos muebles en tu nombre.  Y dentro de la corredera del día mi Mamma, encontramos un espacio para ir a verte y llevarte unas flores.  Escoger flores para ti es una tarea, trato de pensar en qué flores escogerías para ti. Ir al cementerio es complicado, ver un espacio de tierra y ahora de grama recien plantada en donde saberte reposando es extraño, me gusta ir, llevarte flores y rezarte un poco. No me quedo mucho, creo que aún no estoy lista, pero saber que tienes flores, muchas flores, sé que te hace feliz, amabas las flores y me gusta saber que con un poquito de tiempo puedo honrarte.

Hoy, poco planificadamente, almorzamos todos juntos. Tu puesto estaba disponible mi Mamma, no era quizás el sitio que hubieses escogido porque no te gustaba el pescado pero hubiesemos encontrado algo para ti. Quedó ese puesto como vacío esperando por ti. Cada segundo era un recordatorio de tu partida, cada brindis en tu nombre (fueron 5 botellas!) me rasgó el corazón. Cada palabra en donde te nombramos (fueron muuuuchas Nena) me apretujaba el corazón. Sabes qué? luego de comer vinimos a casa como cada domingo y por supuesto que faltabas tu. Pero sabes qué? entre las repetidas conversaciones decidimos que yo me quedaría con tu vajilla azul, esa que tanto amabas…yo sé que tu sabes lo fino que eso me parece. Quizás me atreva pronto a hacer unos gnochis y servirlos allí…

Mamma bella, las semanas sin ti son duras, los fines de semana han sido peores…se supone que el dolor pasará, se supone que me acostumbraré a estar sin ti…o quizás, tan solo quizás, tu muerte sean de esas muertes que te marcan, de esas que crean heridas a las que siempre habrá que cuidar…

Descansa en paz mi Mamma bella…como le dije al Chinito hoy cuando se dio cuenta que estábamos todos y tu no llegarías: estoy segura que hoy te hicimos sonreir al vernos juntos como cuando vivías, contigo ausente de cuerpo pero más presente que nunca y brindando por tu memoria.

Te quiero mi Mamma bella, esto es más díficil de lo que nunca pensé….

 

 

 

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s