No me llores si me amas

Hoy comenzó mi día con un sueño cortado por el despertador donde mi Mamma y el Chino jugaban como correteando, ella MUY sonreída y de pronto desapareció.

Me queda ese sinsabor porque siempre desaparece así, recordándome que incluso en mis sueños ella ha muerto. Pero a pesar de eso, decidí entrarle al día con una sonrisa, porque esto es así, es una tema de decisiones racionales.

Y como para ponerle el punto final a mi decisión de hoy (al menos por hoy como dicen en AA) recibí de mi comadre un texto bellísimo que se tropezó por allí y tuvo el tino de enviarme.

Aquí se los dejo:

No me llores si me amas

Si conocieras a Dios y lo que es el cielo!

Si pudieras oir el cántico de los ángeles y

verme en medio de ellos!

Si pudieras ver con tus ojos los horizontes,

los campos eternos y los nuevos senderos que atravieso!

Si pudieras por un instante contemplar como yo

la belleza ante la cual los astros palidecen!

Créeme: cuando la muerte venga a romper tu

ligaduras como ha roto las mias

y, cuando un día que Dios ha fijado y conoce,

tu alma venga a este cielo en que te

he precedido, ese día volverás a verme

y encontrarás mi corazón que te amó

y te sigue amando con todas

las ternuras purificadas.

Volverás a verme pero transfigurada y feliz, avanzando

contigo por los senderos de la luz y de la vida,

bebiendo a los pies de DIOS un néctar del cual

nadie se saciará jamás

Por eso, no llores si me amas.

Hurna

Esto fue lo que me encontré en la página 88 del libro de ortografía de JG que tenía la tarea para hoy:

“Escribe una palabra con las sílabas iniciales siguientes:

Her____

Has___

Hue____

Hi_____

Hor____

He_____

Hu_____

Ho_____

Hie____

Hurna

No había comenzado la tarea pero esa estaba completada, imagino que lo hizo apenas le entregaron el libro. Dejando de lado el tema ortográfico, me conmovió mucho. Esa fue la primera palabra, la facil, la que llenas para ir ganando tiempo.

“Hijo, urna no se escribe con H, piensa en otra palabra”.

“Ah ok mami:  huracán…”

Así nos quedamos con tu partida Mamma querida, como si huracán hubiese pasado y arrasado con todo.

 

 

Siempre tu

Sueles comenzar de la misma manera. Una pesadez o malestar en las vertebras cervicales que se extiende hasta el cuello. Luego una sensación de incomodidad física, de peso, de letargio. Y cuando no te pongo atención decides extenderte a mis ojos y te siento como un punzón en el medio del ojo, usualmente el derecho.  También te asientas en mis parpados para hacer peso y hacerme luchar con eso. Si te he puesto atención comienza mi pelea contigo, porque sé que si te dejo avanzar me vas a tumbar.

Pasas tiempo sin aparecer pero usualmente cuando lo haces te quieres volver constante, es como si no quisieras dejarme. Hace menos de dos semanas te diste con furia y me tumbaste. Hoy te enfrascaste conmigo y desde las 4pm estás insistiendo. Pero yo te hice caso y comenzó la pelea…seis horas después seguimos en la lucha, sigues haciendo peso, sigues generándome nauseas, quieres ganar.

Mi querida migraña, quizás tu vienes a recordarme que soy humana y que tengo limitaciones, quizás eres ese pedazo de mi que decide tirarme en una cama casi llorando del dolor porque de otra forma se me hace dificil descansar.

No sé si odiarte o amarte, sólo sé que hoy necesito descansar, dormir y llorar…

 

Cake works in mysterious ways

Tengo años haciendo tortas. Tortas de todo tipo: de cajita, de no cajita, sencillas, decoradas, caseras, de alta pasteleria, buenas, malas, bonitas y feas, auto-aprendidas y de cursos súper técnicos. Y todavía no las entiendo, implican procesos químicos y físicos que son un total misterio para mi.

No logro comprender cómo se puede hacer una torta un día y que quede perfecta y hacer la misma torta al día siguiente, con los mismos ingredientes, procesos, cantidades y temperaturas y tener un resultado deplorable. Es absurdo!

Sé que los pasteleros técnicos me dirán que algo pasó, que las cantidades no fueron exactas- cuando una receta lleva 30 gramos de harina cualquier gramo de más o de menos puede ser fatal- o que la temperatura no fue la ideal -alguna vez han derretido chocolate? un poco más de calor te quema el chocolate y aunque no lo sientes en el sabor ni la mujer maravilla logrará derretirlo!

Pero mi instinto me dice que hay algo más porque hoy me pasó y de pana que la receta no era de cantidades milimétricas ni de temperaturas exactísimas. Se trataba de un simple coffee cake. En las dos últimas semanas he hecho cinco -no me los comí sino que a veces no puedo resistirme a mi deseo de ser pastelera y justo llega alguien que me convence a que le venda alguna creación- y todas habían quedado perfectas. Pues hoy decidí hacer una para llevarnos a la playa mañana y no les puedo contar la calamidad. Se está enfriando así que no tengo ni idea de cómo quedó por dentro pero nada más de verla sé que algo falló. Y como les decía no fueron los ingredientes, ni la temperatura, ni la técnica…nada cambió entre ayer y hoy salvo mi estado de ánimo.

Hoy me desperté con flojera, con ganas de no salir de mi cama y asi pasé el día.

Yo creo que las tortas son como las mujeres, sensibles a cualquier detalle, a cualquier cambio. Son enrrolladas como nosotras!

 

Not so random thoughts

Creo que es hora de cambiar un poquito el tono de los posts. Pero no pensarán que iba a pasar de un mood tristísimo a un mood feliz porque sería un shock. Así que motivada por algunas circunstancias extensas hoy me dediqué a investigar un poco sobre un tema de psicología que había leído en el pasado pero sin haber entrado en detalles.

Se trata de la proyección. Y como soy abogado y no psicóloga no pienso parafrasear el concepto sino que lo cito de Wikipedia: “La proyección es un mecanismo de defensa que opera en situaciones de conflicto emocional o amenaza de origen interno o externo, atribuyendo a otras personas u objetos los sentimientos, impulsos o pensamientos propios que resultan inaceptables para el sujeto. Se «proyectan» las cualidades, sentimientos, pensamientos, deseos, cualidades u «objetos» que no terminan de aceptarse como propios porque generan angustia o ansiedad, dirigiéndolos hacia algo o alguien y atribuyéndolos totalmente a este objeto externo. Por esta vía, la defensa psíquica logra poner estos contenidos amenazantes afuera.”

Lo complicado en mi opinión es el hecho de que se trata de un mecanismo de defensa. Porque creánme que cuando alguien proyecta en uno, al menos cuando yo lo he sentido, no suele proyectar algo positivo o amoroso. Por el contrario, proyectan en uno cosas horrendas, críticas completamente destructivas y en fin una serie de cosas desagradables, porque como el concepto anterior lo dice se proyectan cosas que producen angustia o ansiedad.

Y entonces me pregunto si cuando uno ve eso entonces es que alguien proyecta en uno o es que uno está reproyectando. Y mientras lo escribía me di cuenta que quizás hay que ver los antecedentes de la relación entre el proyectista y el proyectado. Allí podrían encontrarse las claves. Pero no es tarea fácil para nada. Porque estás lidiando con emociones, con seres humanos y con relaciones personales, todas ellas ultra complicadas.

Quizás tenga que sentarme con un experto a hablar del tema para entenderlo y para ver cómo hace uno cuando se es el proyectado porque se genera un círculo vicioso difícil de romper. Alguien por allí que sepa del tema?

 

Here I go again (aka Crónica de un Duelo 4)

Hace un mes y un par de horas desde la última vez que te vi sonreir, que te pude decir lo mucho que te quería estando tu consciente y que me diste un beso. Aunque las señales eran más que evidentes y dentro de mi lo sabía, no pensé que ese sería nuestro último beso.

Han sido 30 días tristes, de un dolor que me invade cuando menos y cuando más lo espero, que toma control de mi, que me llena los ojos de lágrimas, a veces de sonrisas por los recuerdos y de unas ganas insoportables de retroceder el tiempo.

Esto es mucho más duro de lo que más de una vez temí. Es como si me hubiesen arrancado un pedazo de mi corazón sin anestesia. Es como dice el Chinito como si alguien me estuviese jalando por la garganta y por eso duele tanto, o como suelo describir, un peso fuerte en el medio del pecho que no me deja respirar. Veo tus fotos cientos de veces al día para verte sonreír, para traer a mi vida un poquito de tu vida, para tratar de mitigar muy en vano este dolor.

Me haces tanta falta mi Mamma, le ruego a Dios que no sientas ni frío ni soledad, que puedas vernos y sonreír y que sepas lo mucho que te amamos y te extrañamos.