Here I go again (aka Crónica de un Duelo 4)

Hace un mes y un par de horas desde la última vez que te vi sonreir, que te pude decir lo mucho que te quería estando tu consciente y que me diste un beso. Aunque las señales eran más que evidentes y dentro de mi lo sabía, no pensé que ese sería nuestro último beso.

Han sido 30 días tristes, de un dolor que me invade cuando menos y cuando más lo espero, que toma control de mi, que me llena los ojos de lágrimas, a veces de sonrisas por los recuerdos y de unas ganas insoportables de retroceder el tiempo.

Esto es mucho más duro de lo que más de una vez temí. Es como si me hubiesen arrancado un pedazo de mi corazón sin anestesia. Es como dice el Chinito como si alguien me estuviese jalando por la garganta y por eso duele tanto, o como suelo describir, un peso fuerte en el medio del pecho que no me deja respirar. Veo tus fotos cientos de veces al día para verte sonreír, para traer a mi vida un poquito de tu vida, para tratar de mitigar muy en vano este dolor.

Me haces tanta falta mi Mamma, le ruego a Dios que no sientas ni frío ni soledad, que puedas vernos y sonreír y que sepas lo mucho que te amamos y te extrañamos.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s