Ausencias…Presencias

Las ausencias te enseñan lo fuerte de los amores, lo maravilloso de las rutinas, lo divino de la dependencia, tus verdaderas prioridades, la intensidad de los vínculos y la importancia de apreciar el aquí y el ahora.

Las ausencias te revuelven los miedos más ocultos, sacan a flote las emociones más primarias y te muestran contundentemente tu propia vulnerabilidad.

Las ausencias son como un balde de agua fría que te despiertan a la vida y aunque llenas de shock logran su cometido mejor que nadie.

Las ausencias te muestran los logros y los pendientes, tanto los tuyos como los del ausente, te demuestran la importancia pero también la relatividad del tiempo.

Las ausencias te marcan, tu decides si para bien o para mal o ambas, tu decides si aprendes de ellas o si las tiras al destierro, tu las enfrentas o las evitas, las aprecias o las desprecias, la disfrutas o las sufres o ambas.

Las ausencias hasta llegan a definirte porque son unos “darte cuenta” muy fuertes, muy humanos y muy básicos.

Las ausencias se viven bilateralmente, el ausente es el presente y el presente es el ausente dependiendo de quien lo vea. Eso las hace tan maravillosas, es que sus resultados son exponenciales.

Porque al fin al cabo las ausencias también son relativas, cuando el amor es tan fuerte nunca me dejas y nunca te dejo, tu ausencia no hace más que evocar tu presencia.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s