Saying Good Bye

Los posts han sido escasos en las últimas semanas o meses porque las emociones han sobrado y cuesta horrores convertirlas en palabras. Pero esta es la semana de cierre de los 18 meses laborales más intensos, divertidos, estresantes, reconfortantes y valiosos de mi vida. Como algunos ya saben y los que no se enteran aquí, BP sale de Venezuela, al menos directamente. Se queda un equipo de trabajo pequeño pero brillante y energético con una compañía que trae planes de crecimiento y muchas oportunidades. Pero este post no es para hablar de la puerta que se abre sino para rendirle un homenaje a la que se cierra y a todas las emociones que ello genera en mi.

Soy fiel como un perro callejero al que lo salvas y te lo llevas a tu casa. Ser así de fiel me llevó a pasar 14 años de mi carrera en la mejor firma de abogados de Caracas hasta el día en que a pesar de mi entrega incondicional, el alma, el cuerpo, la mente y mi vida me pidieron un cambio. Esa ha sido probablemente una de las decisiones más difíciles de mi vida porque a mi fidelidad y a mi nos cuesta decir adios.

Sin embargo, el tiempo y los caminos de Dios son perfectos y me llevaron a BP Venezuela. Cuando comencé allí llegué sin tener ni la más mínima idea de lo que sería, yo creía que lo sabía pero me equivoqué de calle. Todos los temores típicos de una fiel como “qué tal será la gente? me sentiré a gusto siendo la nueva? etc” se disiparon en cuestión de semanas. Ni siquiera hablaré de los retos profesionales porque eso lo guardo para mis memorias. El hecho es que llegué en medio de una reorganización corporativa e hice equipo con personas maravillosas que me enseñaron, enseñan y espero me enseñen cosas nuevas todos los días, con personas inteligentísimas que cada día me retaron a ser mejor, más creativa e incluso más humana.  Todavía me dicen que soy una “tough lady” porque ciertas cosas no cambian, pero con certeza les digo que cada vez soy más “softy”.

En equipo vivimos 18 meses, compartiendo codo a codo los retos de llevar un negocio petrolero en Venezuela, de mantener la moral de todos y la nuestra alta cuando los ojos del mundo entero se volcaron en BP, la del Derrame del Golfo. En equipo asumimos la noticia de la salida de BP en Venezuela y en equipo trabajamos y seguimos trabajando para que ello suceda exitosamente. Saben que es jodido? trabajar intensamente para ayudar a que te vendan, pero lo hicimos mejor que nadie porque somos uno equipo de profesionales duros.

En equipo es que ahora nos toca despedirnos porque unos caminamos hacia la puerta que se abre en Venezuela con el nuevo dueño, pero otros se van de Venezuela. Estos 18 meses fueron TAN intensos y fueron TANTAS horas y reuniones juntos que valen como por 10 años en cualquier otro trabajo.

Me despido con un respeto y una admiración profunda por ese equipo de trabajo, con un agradecimiento infinito por la paciencia, las enseñanzas, las risas y las caras de desespero, con un baul de recuerdos casi tan grande como el depósito de Setecsa (private joke readers), con amistades que atesoraré toda mi vida y con la convicción de que nos volveremos a ver.

Gracias Diosito por estos 18 meses que fueron el producto de una de las decisiones más difíciles pero acertadas de mi vida.

2 thoughts on “Saying Good Bye

  1. Pasaba por aquí y me provoco decirte lo interesante que me pareció este post. Hace falta mas gente como tu por estas latitudes.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s