Madhouse!

– Tres caídas de fase eléctrica en menos de 48 horas con los respectivos trasnochos reportando la falla y esperando que levantasen la fase y la preocupación de que hay algo raro en el sistema eléctrico.

– Falla en tubería del tanque de agua con los respectivos cortes y ahora vaciado de tanque para repararla.

– Falla en secadora que no se ha podido arreglar por el problema de las fases.

– Falla en puerta del estacionamiento que no solo nos dejó encerrados por una hora sino que ahora se dañó por el problema eléctrico.

– Un solo carro funcionando porque el otro lleva ya tres días en el taller con un problema en la tubería de frenos.

Todo esto luego de una semana de habernos mudado (ergo tenemos un montón de cosas pendientes) y en medio de una rutina semanal de un niño que debe ir al cole y hacer tareas y adultos con responsabilidades de trabajo.

Cualquier parecido con la realidad de un manicomio es pura coincidencia.

Suena espantoso e increíble pero así ha sido nuestra vida desde el domingo a las 10 pm cuando nos disponíamos POR FIN a sentarnos a ver una peli en nuestro recién estrenado estar.

Ayer corrí, me estresé, compadecí, preocupé, etc, etc, etc. Porque con ese panorama si no estaba retrógrado el sistema solar completo, mi alma seguro que lo estaba.

Hoy mi alma y yo nos sentimos mejor. No porque hayan cambiado las circunstancias sino porque cambiaron los pensamientos.

Hoy me desperté agradeciendo.

Agradeciendo porque tenemos una casita que tiene esos problemas, porque cuando me fui a dormir anoche tenía un hermoso chinito en medio de la cama listo para compartir su calorcito (y patadas!) con nosotros, porque esta mañana mi niño y nosotros teníamos un desayuno listo, porque me pude ir a casa de mi mamá a bañar y eso es bien cerca, porque tengo dos piernas nada esbeltas, pero perfectas, que me trajeron caminando a mi trabajo en apenas 10 minutos y en una ruta llena de árboles, sol y brisa matutina, porque la ropa será lavada y secada en casa de mi mamá, porque esta mañana tenía a mi lado un compañero con quien pude coordinar la logística del día y con un carro que pudo llevar sin problema al Chinito a su cole. Me desperté agradeciendo porque estamos vivos, porque tenemos salud, porque tenemos casa y porque todos los problemas que ayer me agobiaban se solucionarán.

Suena a consuelo de tontos pero en un país con 40 asesinatos oficiales cada fin de semana, un desempleo galopante, una pobreza cada vez más crítica y en un mundo con hambruna, sequías, guerras y desgracias naturales, yo me siento sinceramente afortunada.

One thought on “Madhouse!

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s