Una fuerza especial

Viernes en la noche después de una semana llena de rollos domésticos y viaje a Maturín incluído.

Tres botellas de vino entre tres, así que al menos una me la tomé yo.

A dormir a la 1.30 am.

Suena despertador a las 6.45 am del sábado para ir al tennis con JG.

El cuerpo dice que tiene sueño pero mi mente solo piensa en ser una tennis mom los sábados y le dice al cuerpo aquí te va una súper energía que el cuerpo no se cree.

Por qué? De dónde sale? Luego de una hora preguntándomelo lo vi clarito.

Me pierdo ser una tennis mom en la semana, me pierdo la cola y la corredera de llevarlo y traerlo de la que muchos se quejan. Alguien más lo lleva y lo trae, alguien más se fastidia esperando que terminen las clases en la semana, alguien a quien secretamente hasta envidio.

Así que poder verlo a él solito con su profesor raquetear, aprender, correr y ser él no tiene precio, me reconforta el alma y esa es la fuerza que me mueve, una fuerza especial que solo te da la maternidad, lo demás es puro cuento.

Y me doy cuenta que no me quejo de perderme lo que me pierdo porque tengo esta oportunidad de madrugonazo sabatino en el cual puedo ser una tennis mom y sin colas!

One thought on “Una fuerza especial

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s